Franciscanos de Almagro

Publicado: noviembre 2, 2011 en Persecución religiosa

Edicto publicado en el Boletín de la Provincia de  Ciudad Real nº 83 de 1942:

Por proveído de esta fecha dictado en la Causa General de esta provincia y su pieza separada de “Persecución Religiosa”, he acordado citar y emplazar de urgente comparecencia al Reverendo Padre Director de los Franciscanos, que residía en Almagro antes del Glorioso Movimiento Nacional, a efectos de recibirle declaración.

Ciudad Real 9 de Julio de 1942.- El Fiscal Instructor, Fernando González Lavín.

El Sr. Fiscal se dirige al Juez de Instrucción de Almagro y éste le contesta que la citación del Reverendo Padre Superior del Convento de Franciscanos de esta población –Almagro-, han dado por resultado el tenerse conocimiento de que dicha orden Religiosa fue suprimida en esta localidad hará aproximadamente seis meses, desapareciendo todos los que a ella pertenecía, pero averiguando que el que pudiera declarar sobre los extremos interesados es Fray Rafael Alberca, por ser el que se encontraba al cargo del Convento de Franciscanos a la iniciación de la guerra y el cual ha sido trasladado al Convento de tal Institución en Alcázar de San Juan, por lo que se devuelve la presente orden a la Superioridad de donde procede, dejando nota.- Almagro a 9 de septiembre de 1942.

Por tanto, el Sr. Fiscal Instructor se dirige al Juzgado de Instrucción de Alcázar para que cite a declarar a Fray Rafael Alberca. Su declaración es la siguiente:

Que, efectivamente, al iniciarse la subversión roja se encontraba de Superior en el Convento de Franciscanos de Almagro, donde se encontraban en total seis religiosos, tres de los cuales se marcharon por indicación del declarante a sus respectivos pueblos y según tiene entendido no les sucedió nada. Que los otros restantes, en el día veintitrés de Julio de 1936, fueron detenidos y recluidos  en una casa habilitada para prisión.

Que, a los pocos días de estar detenidos los dos religiosos que ingresaron con el declarante, se marcharon para sus domicilios con la anuencia de las autoridades que le permitieron la salida, pero sabe que ya fuera de Almagro fueron asesinados juntamente con tres Dominicos, ignorando como sucediera tal hecho, aunque cree que debieron salir milicianos en el mismo tren en que viajaban los citados religiosos.

Que el convento fue destinado a vivienda de evacuados, siendo destrozado completamente todos los objetos sagrados y de culto, en cuyo estado fue encontrado a la liberación.

Que el declarante, que no quiso salir de la prisión, fue trasladado a la Dirección de Seguridad de Madrid, pasando a las veinticuatro horas a la Cárcel Modelo y últimamente en San Antón, donde fue puesto en libertad en virtud de haber sido absuelto en un juicio que se celebró en su contra, habiendo permanecido en total en presión ocho meses (24 de septiembre de 1942.)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s